Arriba

Esther (Mayoko) Ortega

El legado de las personas africanas y afrodescendientes a España. Ciclo de ideas para la reflexión. Mujeres africanas y afrodescendientes: Intersecciones múltiples en torno a la raza y al género. Dra. Esther (Mayoko) Ortega , Doctora en Filosofía de la Ciencia y Docente universitaria en Tufts-Skidmore University.

Desde los afro-feminismos somos críticas con cómo se piensan las categorías de “género”, “mujer”, “igualdad” o “autonomía”. Somos conscientes, porque estamos en proceso de estudio y recuperación de nuestra historia, de que todos estos conceptos que, a priori, se piensan universales han sido definidos desde un sujeto que no lo es en absoluto: la mujer blanca occidental de clase media heterosexual es la medida de todos esos términos.

Así, desde los afro-feminismos en el Estado español tenemos clara la apuesta por desplazar la centralidad del discurso de género para poder trazar nuestras propias genealogías contrahegemónicas y afro-centradas, que potencien la posición histórica de las mujeres africanas y afrodescendientes en la conformación de la sociedad española actual. Esto pasa por un ejercicio en el que se deje de invisibilizar a las mujeres y asociaciones de mujeres africanas y afrodescendientes que han sido parte activa en la conformación de una idea “no esencialista” de esa categoría “género”, o de la categoría “mujer”. De la misma manera, hemos cuestionado la “agenda feminista” solo centrada en la categoría género, para plantear agendas interseccionales propias en las que la apuesta es imbricar otras variables diferentes al género.

Desde un feminismo afro-centrado decimos que una aportación fundamental de las mujeres africanas y afrodescendientes ha sido la de romper con el imaginario monolítico de la “igualdad” en el Estado español, mediante propuestas políticas, pero también poniendo el cuerpo y haciéndonos visibles para romper con la idea de “cómo son las mujeres”.

Hay múltiples elementos destacables que las personas de origen africano y/o afrodescendientes hemos aportado a la cultura española. Sin embargo, como en la historia de los sujetos subalternos, nuestra historia y nuestro legado ha sido negado y borrado, o reapropiado y blanqueado.

En primer lugar, las mujeres africanas y afrodescendientes hemos aportado toda nuestra fuerza de trabajo al Reino de España, tanto históricamente, como en la actualidad. Durante la modernidad en forma de mano de obra esclavizada; en la actualidad, llevando el peso de la mayoría de los trabajos de cuidados, mal retribuidos y con poco prestigio social.

Hay que decir que en el pasado también hubo más allá de la esclavización, personas y, en particular, mujeres de ascendencia africana que hemos de rescatar por su importancia en la historia de España. Destacaban por sus cualidades o habilidades en algunos campos, especialmente en las artes, mujeres como Sor Chikaba, primera escritora afro que conocemos en la Península Ibérica (Siglo XVII), a la que siguen en una genealogía afrocentrada, Raquel Ilombe Epita, María Nsue, Remei Sipi, Lucía Asué Mbomío o Desirée Bela-Lobedde, por citar solo algunas.

Los objetivos compartidos con nuestras madres, abuelas y ancestras, y actualizados, pasan por la lucha por la representación de las feminidades racializadas. La representación importa (y mucho) aunque no podemos sólo quedarnos en las políticas de representación. En la actualidad estamos asistiendo a una “explosión” de la auto representación que nos empodera y evita los estereotipos asociados tradicionalmente a las mujeres africanas y afrodescendientes.

Las posiciones que ocupamos las mujeres afrodescendientes y africanas en el Estado español actualmente no se pueden entender sin aplicar enfoques que no se centren exclusivamente en el análisis de un único marcador social, en este caso el género. Cualquier enfoque que no tenga en cuenta, el marcador “raza”, será absolutamente ineficaz para comprender la realidad de las mujeres africanas y afrodescendientes, cuyas posiciones sociales están fuertemente marcadas precisamente por esa categoría en las sociedades occidentales.

Un enfoque interseccional además ha de ser diacrónico, y tener en cuenta otras variables sociales que marcan fundamentalmente las posiciones de las mujeres afro y afrodescendientes como son la clase social, la sexualidad o la migración.

Enlaces externos