11/08/2009

Bajo el principio de "no interrupción de rentas" y el control de las prestaciones

La Seguridad Social presenta los mejores resultados de gestión de pensiones de su historia

- El tiempo medio de resolución de las jubilaciones este año se sitúa en diez días, a pesar del aumento de más del 34% en el número de expedientes iniciados - El periodo de evolución analizado comprende los años 1996-2009

11 agosto 2009.- La Seguridad Social ha conseguido en 2009 los mejores resultados de gestión de pensiones de toda su historia. A pesar de que este ejercicio presenta la mayor carga de trabajo, con un total de 287.637 expedientes instruidos, la bolsa de expedientes en gestión se ha reducido en más de un 38%, resolviéndose en unos plazos medios muy ajustados y hasta ahora no alcanzados.

La mejora en la gestión incluye a todas las prestaciones encomendadas al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). Resulta especialmente evidente en el caso de las pensiones por jubilación, que ya se resuelven en diez días, y donde se une el progresivo envejecimiento de la población al ajuste de plantillas generado por la crisis económica lo que ocasiona un crecimiento del volumen de expedientes iniciados que registró 132.751 en los primeros cinco meses de 2009. Esta cifra supone un incremento de más del 34% respecto a la media del periodo 1996-2008. Por el contrario, el número de expedientes en trámite es el más bajo en este tiempo, con una disminución del 43% sobre el promedio de los 13 años anteriores.

En la gestión de la incapacidad permanente, el volumen de expedientes en trámite es el más bajo del periodo, con una reducción del 38% sobre el promedio 1996/2008. La reducción del número de expedientes en trámite y pendientes de resolución relativos a muerte y supervivencia es del 35% sobre el mismo período, con un plazo de resolución de 9 días, lo que iguala el mejor resultado alcanzado.

El INSS, referente internacional

El Instituto Nacional de la Seguridad Social, entidad que tiene encomendada la gestión de las prestaciones económicas, despliega dos líneas de actuación: el reconocimiento inicial del derecho a una prestación, mediante la tramitación y resolución del correspondiente expediente administrativo, y el control y seguimiento de las prestaciones ya reconocidas para garantizar que quien percibe una prestación acredita el derecho a la misma.

El procedimiento se rige por el principio de "no interrupción de rentas", esto es, agilizar la tramitación para garantizar al ciudadano que entre la percepción del último salario y el primer pago de la pensión no transcurra un tiempo superior a un mes, período habitual en el cobro de las rentas del trabajo. Para alcanzar este objetivo, el INSS ha puesto todos los medios a su alcance, mediante una estrategia basada en dos pautas de trabajo: en primer lugar, cuidar y estimular sus recursos humanos, mediante una ambiciosa política de formación y promoción profesional; en segundo término, a través de una apuesta decidida por el empleo de las nuevas tecnologías como herramienta de gestión.

Ambos factores han permitido al INSS presentar año tras año mejoras progresivas en sus resultados de gestión, hasta alcanzar unos niveles que han hecho de este organismo un referente en la materia en el ámbito internacional.

Erlazionatutako Edukiak

Erlazionatutako Edukiak