Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Portal Carta de España. 387 millones para formación de profesores en el extranjero

Logotipo de Carta de España Online

Carta de España Online. Panorama

387 millones para formación de profesores en el extranjero

El ministro de Universidades, Manuel Castells, ha presentado un programa de 3.900 ayudas para la formación de profesorado universitario.

Universidad_de_Coimbra

Universidad de Coimbra

La Unión Europea concederá a España 387 millones de euros para que 1.800 nuevos doctores y 1.400 profesores trabajen hasta tres años en instituciones de otros países, y para captar 700 profesionales emigrados o foráneos. Este programa ha sido aprobado por la comisaria europea de Innovación y Educación, Mariya Gabriel. Ahora, el ministerio dirigido por Manuel Castells cuenta con un año para poner en marcha los programas y la fecha límite para ejecutarlos es diciembre de 2024.

La primera modalidad del programa ha sido denominada Margarita Salas. Esta línea de ayudas está dirigida a "jóvenes doctores" y el único requisito temporal para pedirlo es haber finalizado la tesis como mucho dos años antes de haber presentado la solicitud. El programa se pondrá en marcha en las próximas semanas, aunque el ministro ha aclarado que se tendrán en cuenta situaciones personales como bajas por maternidad, etc. a la hora de las valoraciones. No hay límite de edad para el solicitante.

Estas ayudas supondrán la mitad del total que va a otorgar Universidades. Serán en total 1.800 ayudas con un salario de 3.500 euros brutos mensuales para las estancias en el extranjero y 2.800 para las estancias en España y con una duración de dos o tres años. Además, se debe solicitar la incorporación a un centro distinto de aquel en el que se realizó el doctorado para evitar la endogamia universitaria. Esta modalidad incluye también a quienes leyeron la tesis en una universidad privada. El resto de ayudas solo contempla a las universidades públicas. Hay otra condición: quien se acoja a una ayuda para estudiar en el extranjero deberá volver el último año de la estancia a una universidad española. “Para que estas ayudas no sirvan para la emigración”, aclaran desde el ministerio. La Unión Europea recuerda que es “una ayuda”, no una garantía de contrato.

Las ayudas, tanto para doctorados en universidades públicas como privadas, se repartirán entre los centros en función del número de tesis doctorales presentadas en los últimos años. “No son para sus doctores”, ha aclarado Castells. Ningún centro quedará excluido y serán las universidades las que procesen y juzguen las solicitudes. En 2019 ―último año del que se disponen datos― se defendieron 10.115 tesis en España (9.690 en la universidad pública).

La segunda modalidad serán las Ayudas de recualificación. Unos 1.400 profesores podrán desplazarse a otro centro: ayudantes doctores, contratados doctores (fijos pero no funcionarios) y los profesores titulares con menos de 10 años ocupando esa plaza. Las universidades guardarán el puesto al ayudante doctor y todas las categorías laborales cobrarán durante su estancia fuera un 20% más que su sueldo habitual. Las estancias irán de uno a tres años para la plantilla permanente y de uno a dos años para los ayudantes docentes.

El ministerio quiere reciclar a investigadores que tengan una potencial progresión. Hoy los jóvenes se ven forzados a investigar para poder acreditarse como profesores con méritos científicos e ir escalando plazas. Sin embargo, los mayores en muchas ocasiones han descuidado su faceta investigadora, centrándose en la docencia, porque el sistema antiguo se lo ha permitido. El 19,5% de los profesores titulares de 50 a 59 años no ha demostrado que investiga con sus publicaciones y patentes.

En una tercera modalidad y para atraer el talento se crean las ayudas María Zambrano, dirigidas a personal investigador español o extranjero con una trayectoria postdoctoral acumulada no inferior a 24 meses en universidades españolas o extranjeras diferentes a donde defendió la tesis doctoral. Serán 700 ayudas y tendrán una duración de uno a tres años y se llevarán a cabo en universidades públicas españolas. La dotación económica será de 4.000 euros brutos al mes.

Las cifras de profesores extranjeros en España son extremadamente bajas. En el curso 2018-2019 apenas había 3.773 PDI (personal docente investigador) de otro país de un total de 125.471 profesionales, es decir un 3%. Aunque la cifra aumenta: cuatro años antes eran solo 2.822.

La cifra de españoles emigrados, por contra, es muy alta. Ya solo la Red de Asociaciones de Investigadores y Científicos Españoles en el Exterior (Raicex) agrupa a más de 4.000 profesionales en 18 países, pero la fuga de cerebros durante la anterior crisis del 2008 fue mucho mayor. Entre 2007 y 2017, unos 87.000 trabajadores españoles de alta calificación (título universitario o grado superior) se fueron a otros países de la Unión Europea, según un estudio comunitario.

El ministro de Universidades Manuel Castells gloso la situación diciendo: “Es esencial salir de donde se está, abrir horizontes, tener tiempo de trabajo para investigar. No estar centrados en la supervivencia diaria de la universidad y personal”. Castells, una autoridad mundial en sociología, se doctoró en París y ha sido durante décadas profesor en Berkeley (California).

C. de E.

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter