Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Portal Carta de España. El pueblo del héroe

Logotipo de Carta de España Online

Carta de España Online. Comer y viajar

El pueblo del héroe

San Bartolomé de Pinares es un pequeño municipio enclavado en las montañas de Ávila que presume de sus fiestas de las luminarias y de ser la cuna de Eloy Gonzalo, el héroe de Cascorro

Foto 1.- S Bartolomé de Pinares (3)_web

Eloy Gonzalo, héroe de Cascorro, tiene estatua en su pueblo natal.

San Bartolomé está lejos de todo y mal comunicado. Cuesta creer que en 1950 tuviera casi 1.600 habitantes, cuando hoy difícilmente supera los 500. No hay tren y el autobús de línea solo acude bajo demanda. La carretera que atraviesa el pueblo y acerca al viajero desde Ávila, o desde Cebreros, no es apta para estómagos sensibles o afectados de vértigo. La infraestructura turística, en cuanto alojamiento y comidas se refiere, es más bien escasa. El atractivo monumental es modesto: la Iglesia de San Bartolomé Apóstol, una mole de estilo herreriano típica de la comarca y la Ermita del Santo Cristo. Tras leer esto, quien tuviera interés por San Bartolomé, ya lo habrá perdido.

calle

Pero dicho lo malo, que tampoco es para tanto, viene lo bueno. San Bartolo, como es más conocido, es un pueblo aseado, ordenado, con aire limpio, casas de piedra bien conservadas, un Hogar Recreativo de la Tercera Edad, calles arboladas de adoquinado perfecto, una bodega tradicional, una plaza con su fuente, sus bancos y un pequeño parque infantil y dos puntos de interés sobresalientes: la fiesta de las luminarias y ser el sitio donde nació “Cascorro”.

plaza

La tradicional fiesta de las luminarias tiene su origen en el siglo XVIII y el objetivo inicial era purificar a los caballos haciéndolos saltar sobre hogueras. Hoy es un vistoso entretenimiento, que acontece cada mes de enero, en la víspera de San Antón, patrón de los animales. La fiesta multiplica la población y consiste en ver cómo un centenar de caballos salta entre las llamas con sus jinetes a cuestas; después, en las brasas se asan chorizos y pancetas que atemperan la noche de invierno y de infierno.

La Iglesia de San Bartolomé Apóstol

La Iglesia de San Bartolomé Apóstol

Lo de “Cascorro” es otro cantar. Mitad historia y mitad leyenda, se sabe que Eloy Gonzalo nació en 1868 en San Bartolomé de Pinares, pero que fue llevado pronto a la inclusa de Madrid, que se alistó joven en el ejército y sirvió en Cuba, donde ascendió como un meteoro de cabo del Regimiento de Infantería María Cristina a héroe nacional. El declive colonial español necesitaba de grandes gestas y el joven Eloy entró en los libros de historia por la puerta grande: salió arrastrándose del fuerte de Cascorro, en la provincia de Camagüey, con una cuerda a la cintura y una lata de gasolina y prendió fuego a un bohío repleto de insurrectos mambises. El valiente soldado sobrevivió a la batalla, pero un año después, en 1897, una infección intestinal se lo llevó por delante en el Hospital Militar de Matanzas. Eloy Gonzalo reposa hoy en un panteón de La Almudena, en Madrid, ciudad donde también tiene una estatua, obra de Aniceto Marinas.

fieswtas

La tradicional fiesta de las luminarias tiene su origen en el siglo XVIII

Regresando a su pueblo natal, allí, frente al Ayuntamiento se yergue otra estatua, más moderna y menos trágica, donde el visitante aprecia el afecto que San Bartolo profesa a su hijo más famoso.

Horacio Oliveira 

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter