Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Portal Carta de España. La cocina cántabra, entre el mar y la montaña

Logotipo de Carta de España Online

Carta de España Online. Comer y viajar

La cocina cántabra, entre el mar y la montaña

Cantabria es uno de los microcosmos gastronómicos más completos de España

sobaos

Sobaos

La proximidad del mar y la cordillera cantábrica hace de esta pequeña provincia un paraíso gastronómico de primer orden. Desde los gustosos pecados y mariscos a las suculentas carnes de vacuno que pastan en sus verdes prados.

Algunos de los productos y platos esencialmente cántabros son:

La anchoa
Ya antes de que el presidente de la comunidad autónoma, el ubicuo Miguel Angel Revilla, se pateara medio mundo regalando anchoas de Santoña, esta salazón de pescado ya era un producto para gourmets. Todo viene de cuando en 1880 la flota italiana de pesca instala una fábrica de salazón en Santoña, que convierte a la zona en una de las de mayor producción en Europa.

Las rabas
Son calamares rebozados, muy habituales en bares y tabernas de toda Cantabria. La clave está en el calamar fresco, un rebozado ligero de harina y huevo y en la presentación en tiras en vez de en aros como se hace en otras zonas.

Rabas

Rabas

Los sobaos
El sobao es un bizcocho tradicional que se elabora a base de azúcar, harina y mantequilla a partes iguales más tres huevos por cada parte de 250 gramos. Su nombre completo es sobao pasiego, pues tiene su origen en el Valle de Pas, comarca natural del interior de Cantabria.

Los quesos
En una comunidad tan lechera como Cantabria destacan algunos quesos como el Picón Bejes-Tresviso, que se elabora con leche tanto de vaca, oveja y cabra, de ahí que sea conocido por el sobrenombre de «Tres Leches». Los quesucos de Liébana hechos con leche de vaca, oveja o cabra, o bien con una mezcla de ellas y los hay naturales y ahumados y finalmente el queso de nata elaborado con leche entera de vaca de raza frisona.
Y hablando de vacas, Cantabria destaca por sus excelentes carnes de vacuno, especialmente las de la raza Tudanca, autóctona de la región. El plato tradicional cántabro es uno de los innumerables cocidos españoles: el cocido montañés del que les ofrecemos la receta.

C. Piera 

 

 

Cocido montañés

Cocido montañes

Ingredientes:
400 gr alubias blancas
1 berza
2 patatas medianas
200 gr tocino
100 gr chorizo
250 gr costilla
1 morcilla
1 hueso de codillo
2 ajos
pimentón dulce
aceite de oliva
Sal

Las alubias a remojo desde el día anterior
Lo primero de todo es echar las alubias, el tocino, el hueso, el chorizo y la costilla en la cazuela –preferiblemente de barro- que hayas escogido para cocinar. Lo cubres de agua, echas un poco de sal y lo dejas que se cocine a fuego lento durante hora y media.
Mientras se cocinan las alubias y la carne se limpia la berza hoja por hoja. Una vez limpias se enrollan las hojas y se corta en juliana. Se pelan las patatas y se cortan en trozos no muy pequeños.
Cuando la carne esté hecha se añaden las patatas y la berza. Una vez pasados veinte minutos se hace un sofrito con el aceite, el ajo y una cucharada de pimentón y se echa a la cazuela con la morcilla pinchada para que no reviente. Se deja todo cocinándose una media hora.
Normalmente el cocido se hace para un día para otro ya que todo el guiso a cogido más sabor pero lo puedes comer al momento.
Lo típico es comer las alubias, la patata y la berza por un lado y las carnes por otro.
Para beber se recomienda un tinto Ribera del Duero o un tinto de garnacha aragonés.

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter