Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Portal Carta de España. Castelao: la caricatura como arte útil

Logotipo de Carta de España Online

Carta de España Online. Cultura y sociedad

Castelao: la caricatura como arte útil

Se sintió artista antes que nada y fue figura central de la cultura gallega durante mucho tiempo, plasmando sus inquietudes sociales y políticas en caricaturas que para él debían reflejar la verdad y ser un arte capaz de cambiar las cosas para bien

castelao

Médico, caricaturista, escritor, pintor, escenógrafo, ensayista, historiador… Alfonso Daniel Manuel Rodríguez Castelao (Rianxo, A Coruña, 1886-Buenos Aires, 1950), fue ante todo un artista autodidacta que se convirtió en una de las figuras más importantes de la cultura gallega del siglo XX y confesó que su verdadero deseo era vivir del arte, algo que, a pesar de su prolífica y variada producción, nunca conseguiría del todo.

Una muestra de su obra gráfica se ha podido ver recientemente en Madrid con la exposición “Castelao grafista. Pinturas, dibujos, estampas”, organizada por La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, la Fundación MAPFRE y la Fundación Gonzalo Torrente Ballester.

La exposición mostraba la evolución del artista desde la pintura al arte gráfico, que se convirtió en su principal actividad y en instrumento de su compromiso ético, social, cultural y político.

cousas da vida

Cousas da vida,1920-30

Volver a Galicia

Aunque nacido en Galicia, Castelao vivió sus primeros años en la localidad argentina de Bernasconi, en La Pampa, donde había emigrado su padre. Allí residió hasta 1900, año en el que la familia decidió regresar a Galicia.

Castelao se matriculó en el Instituto General y Técnico, en el bachiller de Artes y entre 1903 y 1909 cursó la carrera de Medicina en la Universidad de Santiago de Compostela.

En 1908 expuso sus primeras caricaturas en Madrid, donde participó en el II y III Salón Nacional de Humoristas, y comenzó a colaborar como ilustrador con las revistas Vida Gallega y El Cuento semanal. Son los años en los que elabora su lenguaje artístico, explorando las posibilidades de la caricatura, experimentando con pintura en pequeños y grandes formatos, y plasmando ciertos temas que reflejan sus inquietudes personales como la pobreza, la ceguera o la emigración.

Autocaricatura, 1912

Autocaricatura, 1912

Pero difícilmente puede comprenderse a Castelao sin tener en cuenta los veinte años que vivió junto a su familia en Pontevedra. Tras padecer un desprendimiento de retina, del que se recuperó parcialmente tras una operación, abandonó la medicina y opositó al Instituto Nacional de Estadística, obteniendo plaza en la capital pontevedresa, a donde llegó a comienzos de 1916.

En aquellos años, Pontevedra gozaba de una bulliciosa vida social y cultural a la que Castelao se incorporó de inmediato. Su llegada a Pontevedra también coincidió con el inicio de un activo compromiso político que se intensificó al contactar con los intelectuales galleguistas de la ciudad y su integración en el Club Karepas de remeros, que imitando los clubes ingleses, reunía a jóvenes universitarios bajo el lema “remo e bocadillos”.

Din que non hai rías mais bonitas que as nosas, 1922-24

Din que non hai rías mais bonitas que as nosas, 1922-24

Castelao asimismo promocionó la fundación de la delegación en Pontevedra de la que fue la primera Irmandade da Fala, una organización para la defensa y fomento de la lengua gallega. El espíritu galleguista impregnó desde entonces toda su producción artística y literaria.

Comenzó entonces a publicar asiduamente en el boletín A Nosa Terra, iniciando su faceta como narrador de cuentos que el denominaría “cousas”. En este momento surgen algunos de los personajes recurrentes de su obra como el indigente manco al que presenta como “O Probe Xan”.

Colaboró también en la revista Nós, fundada en 1920 por Antón Losada Diéguez, Vicente Risco, Ramón Cabanillas y el propio Castelao, que además de proponer el nombre de la revista asumió su dirección artística.

Entre sabios, 1922-24

Entre sabios, 1922-24

El nuevo arte gallego

Castelao creía necesario establecer las bases de un nuevo arte gallego, porque como expresó, “todo Arte tiene su patria, todo Arte es fruto de alguna tierra”.
Esto le llevó a impulsar conferencias, encuentros y exposiciones como promoción de ese nuevo arte gallego que para él no debía inspirarse en influencias externas sino partir de Galicia. Para ello, había que mirar hacia el arte popular, poseedor del verdadero espíritu gallego.

Una de las manifestaciones más características y auténticas del arte popular la reconoció en las cruces de piedra y los cruceiros, siendo el responsable de dignificar este tipo de obras y el primero en conferirles una consideración académica.

Otra de sus aportaciones consistió en la creación de una tipografía que, a simple vista, pudiera ser identificada con Galicia. En esta ocasión sus fuentes fueron la documentación sobre la epigrafía medieval.

Es sin embargo el arte gráfico lo que acapara su atención y se convierte en su principal actividad. En sus años universitarios ya había mostrado su inclinación hacia el dibujo, la pintura y sobre todo, la caricatura, una disciplina que conoció durante su infancia en Argentina con la revista Caras y Caretas.

Soportales, 1924

Soportales, 1924

El arte de la caricatura

Castelao abandonó las obras en gran formato para centrarse en la caricatura que para él, permitía reflejar el carácter del personaje, su esencia. No le interesaba la caricatura como burla y exageración de los defectos físicos de los retratados. En su opinión, la caricatura se tenía que basar en la verdad y debía resultar verdadera, y el artista debía ser consciente de que su arte podía ser capaz de modificar las cosas para bien.

Como artista, Castelao era autodidacta. Tenía una gran facilidad para sintetizar rasgos, para captar escenas, para condensar. Uno de sus méritos reside en su habilidad a la hora de captar la psicología de los representados mediante el trazo rápido y mínimo de sus dibujos, y en su capacidad para transmitir su mensaje. La humanidad que reflejaban los protagonistas de sus caricaturas de contenido social y político les dio un carácter universal y asequible.

Con la Guerra Civil, Castelao se exilió primero en Nueva York y posteriormente en Argentina, donde moriría en 1950 en el sanatorio del Centro Gallego de Buenos Aires. En ese periodo su obra continuó, destacando Debuxos de Negros una serie de dibujos que muestran escenas de la música y la cultura afroamericana realizados en Cuba y en Nueva York.


Fernando Díaz
Fotos cedidas de la exposición “Castelao grafista. Pinturas, dibujos, estampas”

 

“La última lección del maestro” viaja a Galicia    

“A derradeira leición do mestre”, obra de Castelao que nunca había salido de Argentina, se exhibirá en Galicia por primera vez en una exposición prevista para los últimos meses de 2018 en el Museo Centro Gaiás, en Santiago de Compostela.

Estampa de 1937

Estampa de 1937

La Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria y el Centro Gallego de Buenos Aires han alcanzado un acuerdo de cesión de la pieza, tras la negociación iniciada por el titular del departamento autonómico, Román Rodríguez, durante su viaje a Buenos Aires en la última edición de la Feira do Libro.

Según José María Vila Alén, presidente del Centro Gallego de Buenos Aires, con anterioridad hubo algunas iniciativas para esta cesión pero no se habían dado las condiciones óptimas.

“La decisión de cederlo-comenta-, siempre ha sido, es y será difícil, puesto que deben estar probadas las garantías para el préstamo y en ningún caso debe olvidarse que es un cuadro de la emigración y debe volver a la emigración”.

Sin embargo, para el presidente del Centro Gallego, ahora las condiciones son las mejores y “su exposición va a permitir acercar la realidad de los gallegos que viven en el exterior, considerando el patrimonio de la emigración como parte esencial del acervo cultural gallego”.

Óleo de 1945

Óleo de 1945

Este óleo de 2 metros de alto por 1,40 de ancho, fue pintado en 1945 basado en la estampa número 6 del libro “Galicia Mártir”, obra centrada en la Guerra Civil en Galicia, y retrata a un maestro asesinado ante dos niños que lloran conmocionados ante su cadáver.

En aquella época, el artista deseaba realizar una especie de testamento pictórico, por lo que decidió realizar un cambio en el lenguaje plástico, aunque mantuvo la esencia y el espíritu de la estampa realizada en 1937.

La exposición sobre Castelao forma parte de la programación del Museo para 2018, en la que también se incluyen otras muestras destacadas como “Galicia Universal. El arte gallego en las colecciones de ABANCA y Afundación”, considerada la mayor exposición sobre artes plásticas gallegas realizada en los últimos años.

Destacar también “Pestana. La verdad entre las manos”, un proyecto realizado en colaboración con el Instituto Cervantes en el que se recupera la obra de un fotógrafo gallego reconocido por los retratos de genios literarios del siglo XX.

F D.

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter