Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Portal Carta de España. Gastronomía de Benicassim

Logotipo de Carta de España Online

Carta de España Online. Comer y viajar

Gastronomía de Benicassim

Ser una provincia montañosa bañada por el mar, dota a Castellón de todos los ingredientes para una muy rica y variada gastronomía

arroz de peix

Los arroces de pescado y/o verduras son típicos de la zona

La gastronomía de Benicassim se caracteriza por la diversidad de sus productos, propios de la dieta mediterránea. No obstante, no hay que olvidar que Benicàssim es un lugar que disfruta de un turismo de tipo internacional, lo que ha hecho que en la localidad se hayan multiplicado los establecimientos que ofrecen cocinas de distintas partes del mundo y de la máxima calidad, junto con las tascas de siempre donde degustar sus famosas y exquisitas tapas.

La gastronomía de Benicassim como extensión de la gastronomía castellonense, se podría clasificar en diferentes platos, según su procedencia y características:
El arroz, las verduras, el pescado y el marisco son los elementos básicos de la zona costera. Difícilmente se entendería una celebración de cualquier tipo, sin la emblemática paella. Sin embargo, la internacional paella es solo un ejemplo más de las mil y una preparaciones con el arroz como protagonista que se pueden degustar en las mesas de los restaurantes y chiringuitos de esta localidad.

La paella valenciana, la paella marinera, la paella mixta, el arroz a banda, el arroz negro, la paella de verduras, el arroz caldoso, el arroz al horno, el arroz con col, son claros ejemplos de este tipo de gastronomía. De la misma forma, tanto el pescado blanco como el azul, en todas sus variedades y el marisco, pueden degustarse en todo Castellón, siendo innumerables las recetas que tienen como base el exquisito sabor de los frutos del mar.

En el interior la tradicional matanza de cerdo, celebrada en enero, era antiguamente y sigue siendo, la base alimenticia de los habitantes del interior de la provincia. Entre los productos estrella que cabe destacar como producto de la matanza, se encuentran el jamón y los embutidos, así como los tradicionales “tombets”, elaborados a base de carne y acompañados con caracoles de montaña, setas y verduras. La Olla es especialmente típica de esta gastronomía, en sus múltiples variedades, fruto de la tradicional matanza junto a una buena cantidad de verduras.

Tombet de cordero

Tombet de cordero

Como plato obligado de la provincia, se encuentra la carne a la brasa, procedente, en su mayor parte, del cordero que pasta en lugares abundantes en plantas aromáticas, y el ganado vacuno que se cría sobre todo en las zonas de interior. Las clásicas chuletas braseadas o el jugoso ternasco (cordero menor de tres meses) son platos de primera categoría e indispensables en toda mesa que se precie, en cualquier época del año

La naranja es la fruta de la zona por excelencia y con ella, las frutas de la huerta (manzanas, cerezas, peras, melones,…). Son especialmente conocidas las exquisitas cerezas de la zona de Palancia y Espadán. La huerta castellonense ha dado a lo largo y ancho de su costa, importantes aportaciones a la cocina levantina con su variedad de frutas, verduras y hortalizas, que son la base de una alimentación sencilla y natural, conocida mundialmente como la “dieta mediterránea”.

Existe igualmente, una profunda tradición pastelera y repostera patente en cualquier mesa, desde la variedad de pastas saladas (rellenas de verduras, carne o marisco, en ocasiones) hasta las pastas dulces que se hacen en fechas señaladas como Pascua, fiestas de agosto, fiestas locales o Semana Santa. La pasta se suele combinar con nueces, cabello de ángel, boniato, requesón u otras variedades. Existen tantas modalidades de pasta como poblaciones a lo largo de toda la provincia, a cada cual más sabrosa y diferente, según la festividad que se celebre.

Aparte de lo anterior, Castellón es además, tierra de buenos vinos. Se da una variada demostración en los vinos afrutados, las aromáticas mistelas, los anisados, como las absentas y cazallas hechas a base de distintas combinaciones y licores, entre los que destaca el conocido licor Carmelitano que elaboran los padres carmelitas en sus bodegas del Desierto de las Palmas, en Benicassim.

Paloma Iznaola 

 

Foto receta

Sepionet a la plancha

El sepionet es la sepia pequeña, de bocado o dos bocados. Se consume mucho en toda la costa mediterránea .

Dada la gran variedad gastronómica de la cocina benicense, sería imposible destacar un único plato, así que elegiremos uno que una vez degustado, llama la atención por su exquisita sencillez que puede colmar las delicias de cualquier gourmet. Los protagonistas de este plato son la calidad de la materia prima y su sencilla preparación (15 minutos).

Preparación:
Se puede preparar a la plancha o con su tinta que le dará un sabor característico. Primero se limpia el sepionet quitándole la barca interior y la piel exterior. Se prepara la plancha a 160 grados. Se esparce un puñado de sal gorda y unas gotas de aceite de oliva. Se tira directamente el sepionet y se pasa hasta que adquiera un color dorado por ambos lados. Se puede presentar con un chorrito de aceite de oliva por encima o con una salsa all-i-oli u otra salsa al gusto.

Pruebe a degustarlo a la orilla del mar, a cualquier hora del día, con una buena copa de vino blanco, en soledad o en excelente compañía y cuéntenos su experiencia

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter