Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Portal Carta de España. Próxima estación: León

Logotipo de Carta de España Online

Carta de España Online. Comer y viajar

Próxima estación: León

Con la llegada del Tren de Alta Velocidad, León ha experimentado un enorme salto como destino turístico, cultural y hostelero

Fachada de la Catedral de León

Catedral de Santa María

Y por ello recibirá su merecido colofón con el nombramiento como capital gastronómica española en 2018. Con más de 135.000 habitantes censados, León detenta el honor de ser la ciudad española que más bares registra por metro cuadrado al lado de museos en cada calle o un monumento a cada vuelta de esquina de una ciudad con veinte siglos de existencia

El AVE ha supuesto el complemento definitivo de caminos y autovías para colocar a León en el punto ideal para recibir visitantes y atraer inversiones de la meseta, el norte y el noroeste de la península.

Viajar a León y no visitar la Catedral de Santa María, no es solo poco lógico sino también un error, porque constituiría solapar la parte de historia más sólida de la ciudad que, edificada en piedra, ha soportado en silencio el paso de los siglos para convertirse en un paisaje monumental que impresiona tanto a visitantes como a sus propios moradores. Numerosos mecenas, reyes, obispos, arquitectos y pintores, vivieron las diferentes etapas por la que ha pasado templo religioso más emblemático de la ciudad desde unos orígenes que se remontan al siglo X, cuando Ordoño II decidió levantar una basílica para rememorar la victoria sobre los árabes en la Batalla de San Esteban de Gormaz.

Tras pasar por las mencionadas etapas en su construcción hasta alcanzar su gótico definitivo, la Catedral de León llama la atención por su fachada oriental con su dos torres de 65 y 68 metros de altura y sus 125 vidrieras que llenan de luz el crucero, las naves, el deambulatorio y las capillas radiales hasta el punto que popularmente se conoce como Casa de la Luz.

Escoltando la memoria de la ciudad escrita en piedra en plazas, calles, recodos y caminos de su memorable Catedral marchan al rebufo más de 105 monumentos entre los que destacan el Museo Catedralicio Diocesano, la Iglesia de San Marcelo y la Iglesia de San Salvador de Palat del Rey, la Iglesia de los Padres Capuchinos. Y, adosado a la Catedral, la Cripta de Puerta Obispo que alberga en su interior restos arqueológicos de gran valor.

Colegiata de San Isidoro

Colegiata Basílica de San Isidoro

Y, sin salir de la provincia, en Sahagún, la Iglesia de San Lorenzo; en La Bañeza, la Iglesia de Santa María o en Gradefes, el Monasterio Santa María La Real y en Ponferrada, el Monasterio de San Pedro de Montes.

Pero fuera del ámbito de lo puramente religioso, León también tiene a gala exhibir edificios de estilo romántico y plateresco junto a edificios neogóticos como Casa Botines, una especie de castillo de cuento obra del insigne arquitecto catalán Antoni Gaudí que alberga la colección de la Fundación España-Duero con obras de pintores como Sorolla y Raimundo Madrazo certificando que cada rincón de la ciudad con veinte siglos a las espaldas junto a edificios de estilo romántico y plateresco de Palacios y casas señoriales.

La historia de la democracia, visto como el sistema de gobernanza menos imperfecto que existe entre los hombres, tuvo en León su primera manifestación europea, cuando en 1118 esta ciudad abrigó las primeras cortes democráticas de la historia del Viejo continente.

En las tierras altas de una provincia situada entre la meseta castellana y los montes de la cordillera cantábrica hay paisajes que han sido reconocidos por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, como son Las Médulas, testimonio del ingenio romano en la extracción aurífera compitiendo con parajes como la Cueva de Valporquero, las Hoces de Vegacervera, el Valle del Silencio, el Valle de Sajambre

En León, que ha sabido preservar su fauna, se han refugiado, como si de un Arca de Noé se tratase, especies en trance de desaparecer no solo en España sino en toda Europa, como el lobo, el oso, el urogallo y el rebeco cantábrico, buitres, búhos reales, halcones peregrinos, nutrias, tejones, chovas, treparriscos y gorriones alpinos.

Pero si la catedral de León es el faro sacro de la ciudad, el emblema gastronómico reside en Hostal de San Marcos que antes de ser templo del tentempié tradicional leonés, fue lugar de confinamiento para un ilustre escritor Francisco de Quevedo y durante la contienda civil campo de concentración para acabar siendo una de las despensas donde se guardan las recetas más señeras de los platos de la ribera generosa en carnes, embutidos, quesos, legumbres y hortalizas que cumplen con tres premisas: la tradición, la elaboración artesanal y la calidad de la materia prima arraigada entre la montaña, la ribera, Tierra de Campos y El Bierzo.

Cecina de Leon

Cecina de Leon

Tapear por León es degustar sabores como la cecina de chivo de Vegacervera, el botillo del Bierzo y su queso azul de Valdeón, los puerros de Sahagún o los pimientos del Fresno sin olvidar el queso azul del Valle de Valdeón elaborado en cuevas que antaño fueron refugio de pastores considerados actualmente ejemplos de arquitectura.

Mientras, sentarse a la mesa es llevarse la cuchara a la boca para degustar maravillas culinarias como las lentejas de la Tierra de Campos, las alubias de la Bañeza o la sopa de trucha. Pero el paladar se dispara definitivamente ante la caldereta de cordero, la tortilla guisada, los tropezones del cocido montañés o esa barbaridad espeluznante que supone el cocido maragato, regado todo ello de vinos elaborado con la uva variedad Prieto Picudo, o la mencía muchos de cuyos caldos proceden de bodegas tradicionales excavadas en roca que han dado el salto de calidad necesario hasta convertirse en caldos ideales para el maridaje con la carne de vacuno leones y convertirse en una tentación gastronómica atrayendo a viajeros de todas las latitudes llamados por la fama de la cecina, el botillo y otros manjares.

Naturalmente en una ciudad repleta de iglesias no podían faltar los templos gastronómicos idóneos donde degustar tanta abundancia y calidad. Con el Hostal San Marcos de mascarón de proa, León presume de contar con el mejor restaurante del mundo a la hora de servir la carne. Hablamos de El Capricho establecimiento culinario donde según la prestigiosa revista Time se sirve la “mejor carne del mundo”. Aunque no debemos olvidarnos de lugares como Cocinandos, con una estrella Michelin, ni tampoco de rincones del placer como el Palacio de Canedo, Koi, Bodega Regia, Clandestino, la Tronera o Pablo.

En los últimos años, León, también famosa por los pasos de Semana Santa, que encabeza la famosa Procesión de los Pasos y Encuentros ha encontrado, para gozo de iconoclastas e irreverentes, un referente singular y popular : la procesión de Genarín.

P.Z. 

  • Comparte esta noticia en:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter